ORGANIZA TU VIAJE

Consejos para no meter la pata en Japón - 2ª parte

Aquí está la Parte 2 sobre la maravillosa, pero peculiar tierra de Japón, con los consejos del 7 al 12. Con una docena de consejos, estaréis bien preparados.

7.- Lavarse antes del baño

A los japoneses les encanta bañarse en aguas termales (Onsen). Estas a veces pertenecen a hoteles y, por lo general, están separadas para mujeres y hombres. Dominik Puszicha, un japonólogo que vive en Japón y está casado con una japonesa, evita malentendidos al usar un Onsen: «No te limpias con el agua caliente en la que entras, sino que te limpias completamente antes. Con gel de ducha, champú, acondicionador». Para esto, hay taburetes disponibles después de cambiarse en el vestuario de las piscinas, donde puedes sentarte, o cubos de agua que puedes llenar y verter sobre tu cabeza. «Solo cuando estás completamente limpio, entras completamente desnudo al propio Onsen», concluye Puszicha en sus instrucciones de uso. La pequeña toalla que los japoneses llevan y a veces colocan en la cabeza no se utiliza para secarse, sino para secar el sudor entre medio.»

8.- Tatuajes cubiertos

Aquellos que tienen tatuajes no son bienvenidos ni en un Onsen ni en una piscina de hotel común. «En algunos Onsen, se prohíbe completamente el acceso a personas con tatuajes, en otros, es necesario cubrir los tatuajes con parches o vendajes para que no se vean», explica el experto en Japón, Puszicha. La aversión hacia los tatuajes se explica por las asociaciones con el entorno de la mafia japonesa (Yakuza). «Ellos suelen tener tatuado el cuerpo, y esto puede intimidar a otros bañistas», explica Puszicha.

Parque Okayama
Japón cautiva, como aquí en el Parque Korakuen en Okayama

9.- No sonarse la nariz

Resfriado o no, sonarse ruidosamente la nariz con un pañuelo en público se considera inapropiado. Los japoneses evitan hacerlo de esta manera para no molestar a los demás. En lugar de «sacarlo todo», la norma es «devolverlo todo», es decir, aspirar discretamente la mucosidad hacia adentro.

10.- No perder los estribos

Quien habla excesivamente alto, pierde la compostura. A veces, los problemas surgen debido a barreras idiomáticas, ya que no todos los japoneses entienden inglés. Aquel que intenta sonreír frente a las confusiones ya ha ganado, y se gana un plus de respeto.

11.- ¿Dónde depositar la basura?

Ya sea una bolsa de patatas fritas, una lata de Coca-Cola o una cáscara de plátano, en Japón deshacerse de la basura se convierte en un desafío. En su mayoría, faltan papeleras públicas. A pesar de ello, todo está limpio, incluso en ciudades grandes como Tokio. El japonólogo Puszicha, dice: «La instalación de papeleras aumentaría la cantidad de basura». Los japoneses están tan socializados que se  llevan su propia basura a casa. Los consejos de Puszicha: «Siempre se deben llevar bolsas para la basura. Generalmente, puede tirarse en pequeños supermercados como Lawson». De lo contrario, la regla es llevarlo de vuelta al alojamiento.

12.- Cuidado con los palillos

El uso de palillos para comer requiere cierta práctica para aquellos que están acostumbrados a utilizar cubiertos. Una comida puede convertirse en una prueba de paciencia y destreza. Lo peor que se puede hacer con los palillos es clavarlos verticalmente en la comida, especialmente en el arroz. Esto evoca recuerdos de un ritual fúnebre budista.

Si te ha gustado este artículo podría interesarte: Consejos para no meter la pata en Japón 2. parte

Sopa sorbida
El nivel de ruido es muy variado: esta sopa de fideos será sorbida enseguida.