REPORTAGE

Las espectaculares minas de sal de Hallstatt, Austria

Las minas de sal en Hallstatt, Austria, son realmente impresionantes. El paquete de experiencia incluye: el ascenso y descenso en el teleférico, vistas panorámicas desde el Skywalk y la exploración del mundo subterráneo en la mina de sal.

Rápidamente y, aparentemente de manera vertical, la telecabina avanza. La ascensión dura tres minutos. Las impresiones aumentan con la altura. Abajo, en las profundidades, brilla el lago Hallstätter bajo el sol. Las enormes montañas circundantes se reflejan en él como en un espejo. Pero todo se vuelve aún más espectacular en el Skywalk: a pocos minutos a pie detrás de la estación de montaña.

El Skywalk sobre Hallstatt

Enganchados en las barandillas laterales del Skywalk hay colgados candados de parejas enamoradas..Bajo la plataforma de observación se extiende el vacío. Una sensación de incomodidad se apodera de uno, pero no te preocupes: hasta ahora, todo ha resistido.

La vista se posa en Hallstatt, uno de los lugares más pintorescos de la región de Salzkammergut. Sin embargo, no debes caer en la ilusión de estar solo, ni aquí arriba ni allá abajo. Esto se debe exclusivamente al turismo asiático. Desde que una parte de Hallstatt fue recreada en China y se convirtió en una atracción turística, muchos chinos quieren ver el original. «Nuestro pueblo no es un museo», dice un letrero en el pueblo. Puede suceder que los turistas chinos aparezcan repentinamente en el jardín delantero o frente a la sala de estar curioseando por la ventana creyendo que los residentes son solo extras en un escenario de Disney…

Lago Hallstätter
La pintoresca Hallstatt a orillas del lago Hallstätter

"La mina de sal más antigua del mundo"

Volviendo al Skywalk. Desde allí, caminarás por tu cuenta durante unos quince minutos a través del valle alto de Hallstatt hasta llegar al antiguo Knappenhaus. Allí comienzan regularmente las visitas guiadas a «la mina de sal más antigua del mundo», como se le llama. Se ha estado extrayendo sal aquí durante más de 7000 años.

Una visita a este mundo subterráneo dura 90 minutos. En su interior, se mantiene una temperatura constante de ocho grados. Por eso no está de más que entreguen monos para  ponerse antes del comienzo de la visita. Estos cumplen otro propósito durante el recorrido. Más sobre eso enseguida.

Avanzando por la estrechez

El túnel nos recibe con su aliento fresco. El pasillo no es apto para claustrofóbicos. La guía, Stefanie, va delante, seguida por el grupo con monos: caminando erguidos, como de costumbre, no agachados.

Después de unos 200 metros la sal cristalizada brilla en las paredes. No es ni resbaladiza ni fangosa. Esta parte de la antigua mina está destinada a los visitantes. Los verdaderos mineros, unos 30 según Stefanie, trabajan hoy en otras secciones para extraer el «oro blanco». No los verás en persona.

 

Descenso por dos toboganes

Antiguamente, los mineros se deslizaban de una plataforma a otra y ahora puedes seguir su ejemplo. Hay dos toboganes: el primero mide doce metros de longitud, el segundo, 64. Es diversión bajo tierra. Stefanie advierte: ‘¡No hay que frenar, sería peligroso!’ Así que simplemente dejas que la diversión fluya. El mono proporciona una sensación estupenda de deslizamiento. El que tenga miedo siempre puede usar la escalera de al lado.

Efectos especiales y tren minero

Como toque adicional en las experiencias de la mina, hay un espectáculo de luz y sonido junto al lago subterráneo. Te sumerges en un torbellino de colores. Verde. Rosa. Azul. Efectos fantásticos.

Stefanie ofrece una pequeña degustación de sal de roca. Sobre todo, las escamas de sal crujientes son las más deliciosas. Al finalizar, subes al tren minero para salir de la montaña hacia la luz del día y más tarde tomas la telecabina de vuelta al valle.

 

 

Si te ha gustado este artículo te puede interesar: Cabo Fisterra – Traveller 50 plus

 

Entrada al túnel
Entrada al túnel